Wednesday, May 24, 2006

Una simple y deli menta

El sábado estaba de cumples mi mamá por tal razón estuvimos almorzando para celebrar en un sitio en Usaquén.
A eso de las 3:00 de la tarde empezó a llover fuertemente, entonces las mujeres nos quedamos en el restaurante mientras que mi hermano iba por el carro y recorgernos frente al lugar.
Hasta aquí la historia no tiene nada de raro, al salir del restarurante nos regalaron unas mentas, no recuerdo la marca pero eran redonditas y se podian mascar como si fuera un chocolate relleno. Si le salia un jugo delicioso al morderla.
Pues yo estaba deleitandome con esta acción sientiendo el jugito mentolado salir y comenze a chuparla. Al mismo tiempo ya estaba dentro del carro de mi hermano.
De pronto, pase algo de la menta y no pude respirar...
Me ha sucesido muchisismas veces que me atoro y solita salgo bien de la situación, pero esta vez no fue igual. Mi posición en la parte de atras del carro no me permitia buscar la manera que se despejara mi garganta, a parte de eso como ando un poco tapada en la nariz ( rinitis) y dentro del carro no corria suficiente aire, los vidrios estaban cerrados y empañados y afuera llovia.
Por mi mente pasaron las miles de tips de emergencia para estos casos pero pero el cuerpo tiene una manera sabia de reaccionar. La tos es una de ellas pero esto no sucedia, no podia toser, mantenia los brasos arriba para abrir mi diafragma y nada, mis ojos comenzaron a inundarse, Mi mamá no hacia sino darme golpesitos de bebe en la espalda ( por favor eso no funciona) y a ninguno se les ocurrio abrir las ventanas.
Fue un poco traumatica esa situación y parecia un sueño porque yo estaba en con mi mente tranquila pero mi cuerpo se movia de manera contraria como buscando la solución. Mis ojos no parpadeaban y con eso asuste a algunos. Busque mantener la garganta estirada hacia abajo y estaba por meterme los dedos a la boca.
Pasaron como 15 segundos más o menos hasta que por fin mi garganta pudo de alguna manera dejar pasar un pedacito de la menta y algo de aire pude tomar .
Aspire aire a mas no poder como si nunca en la vida lo hubiera hecho. Como si hubiera estado sumergida a la fuerza por horas y me dieran un chance de medio segundo de aspirar aire.
La recuperación fue pasiva por que no estaba aun despejada la garganta y yo jadeaba como si tuviera ataque de asma; luego ya empezé a toser bastante fuerte y se me salió la mentica; como si fuera masoquista en ese momento pense !uy se me cayo la menta! y no la habia acabado de saborear ademas tambien tuve que escupir el jugito delicioso mentolado.
bueee bueee. Ay Dios debe ser que yo sabia que saldria de esta, solo que no pense que durara tanto.
Bueno Gracias a Dios estoy bien , un sustico para los que estaban conmigo pero no morí por una simple y deli mentica.

4 comments:

JuanFalla said...

Tremendo cuento. Increible como el cualquier momento "nos podemos ir". Si quiera no paso a mayores.

jswarrior said...

Bueno, puedes hacer un simil con la vida, aveces se nos pasa la vida y solo tenemos un instante para saborear ese juguito y lo peor es que no nos damos cuenta

Mauricio Duque Arrubla said...

Qué susto. Hace muchos años tuve algo parecido, estaba solo pero no fue tan largo. Pero se siente horrible porque no sale ni entra aire por ningún lado y uno alcanza a pensar ¡Adiós mundo cruel!

GM IV said...

Uy no, qué susto tan tenaz.